contadores web relojes pagina web

Medio ambiente

(Nogolí, 14-02-10)


En las dos primeras fotos podemos ver micro basurales a cielo abierto a nivel viviendas particulares: estiércol y humedad. Y la ultima, el basural de Nogoli.

Basurales a cielo abierto. Parte IIContinuando con el tema de los basurales a cielo abierto tratado en la una nota anterior y, como lo prometido es deuda, voy a ampliar lo que dejamos inconcluso. Dado que la problemática medioambiental es muy compleja, este informe no quedará aquí, sino que seguiré aportando ideas e información útil para que entre todos podamos modificar patrones culturales y exigir a nuestros representantes la urgencia de aplicar medidas concretas.


Control de la mosca domésticaLa mosca tiene un corto período -apenas algunos días- para criarse. Si no tomamos medidas básicas y elementales de saneamiento ambiental y una correcta recolección y disposición final de los residuos para evitar la reproducción de la mosca casera, tendremos más y más de estos insectos entre nosotros.
La mosca necesita para desarrollar su ciclo biológico un ambiente propicio: materia orgánica en descomposición, humedad y temperaturas veraniegas. Teniendo presente que el cambio climático nos tiene gran parte del año con elevada temperatura, transformándose nuestro país casi en un clima tropical, la problemática se extendería aun más.
Según los entendidos, la basura no debe acumularse en una casa más de cuatro días, por esto es importante que el recolector municipal la retire mínimo dos veces a la semana.
Con esta idea clara del ciclo vital de la mosca, es esperable que un basural a cielo abierto, donde los desperdicios domiciliarios, la humedad generada -por ejemplo- por las lluvias y las temperaturas calidad son generadoras de un ambiente propicio para la reproducción de la mosca. Para evitar esto, los municipios deben enterrar, tapar con tierra la basura cada cinco días. A esto se le llama relleno sanitario.
El uso de insecticidas no es aconsejable dado que el insecto genera resistencia al veneno y, además, contamina el ambiente. La solución es el correcto enterramiento de los desperdicios en el basural antes que las larvas completen su ciclo.
Pero aquí se presentan otros problemas; enterrar la basura tiene varias aristas. Los desperdicios orgánicos serán reciclados naturalmente en un breve tiempo bajando así el volumen de la pila de basura enterrada, pero los residuos inorgánicos, sino se reciclan, mantendrán su tamaño, forma y volumen por siglos, generando una montaña que rápidamente llenará el hueco del basural; teniendo que buscarse otros terrenos para hacer pozo y seguir así amontonando basura.
En este punto, es fundamental que los municipios tengan un plan estratégico para reciclar la basura sin que esto genere un costo extra. Pero para esto no es necesario ponerse a pensar, ya todo está inventado. Solo es menester copiar modelos existentes y exitosos que funcionan en otros puntos del país.

De lo micro a lo macroCon una buena política en materia ambiental y, especialmente, educando y concientizando a los niños para que ellos transmitan la información a sus padres, se puede comenzar –por ejemplo- con el reciclaje en las viviendas, pre-clasificando los residuos y manteniendo limpias y ordenados los domicilios como marcan las recomendaciones en materia de prevención de la salud, evitando de este modo los micro basurales generadores de olores ofensivos, reproducción de vectores transmisores de enfermedades y la contaminación visual que hace también al conjunto de problemas a solucionar y que redundarían en un mejor aspecto de los pueblos y a la calidad de vida de sus habitantes.
Los peridomicilios, especialmente los de los habitados por las familias más vulnerables socialmente, suelen ser generadoras de pequeños o micro basurales que afectan no solo el medioambiente que ellos cohabitan sino también el de sus vecinos.
Modificar las conductas sociales que nos llevan a la dejadez total, es responsabilidad de todos, pero especialmente de las autoridades que tienen las herramientas legales y los recursos económico para convertir las utopías en realidad.